El 16 de marzo, los miembros del Parlamento Europeo aprobaron el texto legal de un Reglamento de la UE para evitar que el comercio de minerales financie conflictos y violaciones de derechos humanos. La ley obligará a los importadores de estaño, tungsteno, tántalo y oro de la UE a realizar controles de “diligencia debida” a sus proveedores. Además, las compañías aguas abajo en las cadenas de suministro también tendrán que revelar cómo planean supervisar sus fuentes para cumplir con las reglas.

Estas reglas de “due diligence” sobre empresas importadoras cubrirán el 95% de las importaciones de Tugsteno, Estaño, Tántalo y Oro el 1 de enero de 2021. Estos minerales se usan comúnmente para la fabricación de teléfonos móviles, coches y joyas.

Si el Consejo Europeo lo adopta formálmente, será un reglamento de obligado cumplimiento.

Comparte esta información: