Se presiona a los representantes de la Unión Europea y del MERCOSUR para cerrar un acuerdo antes de las próximas elecciones generales brasileñas. El Mercosur y la Unión Europea intentarán cerrar un acuerdo de libre comercio que ha tardado en concluirse casi 20 años. La última ronda de negociaciones terminó el 9 de febrero sin llegar a un acuerdo sobre cuestiones clave, como las cuotas de las exportaciones de carne de bovino y etanol del Mercosur, y el acceso preferencial para las empresas de la UE a participar en la contratación pública. Según el presidente del bloque sudamericano pro tempore, Eladio Loizaga, de Paraguay, “hay acuerdo sobre el 90 por ciento” de las estipulaciones. Hay menos optimismo en Bruselas. El Comisario Europeo para agricultura, Phil Hogan, dijo el lunes “hay muchas áreas en las que no estamos avanzando como deberíamos. No estamos recibiendo los tipos de ofertas de los países del Mercosur que esperamos, sobre todo en lo que respecta a los productos industriales . Otras cuestiones que han tensado las negociaciones son las cláusulas sobre la denominación de origen, los períodos de transición, la industria del automóvil y otros bienes agrícolas como los productos lácteos. Los trabajadores, los movimientos sociales, los académicos y los políticos de ambas partes del Atlantico rechazan un Tratado de libre comercio, criticando el carácter secreto y “antidemocrático” de las negociaciones entre bloques.
Comparte esta información: